¿Cómo aliviar las agujetas?

Las agujetas son unas molestias que aparecen generalmente tras realizar una práctica deportiva después de mucho tiempo sin hacer algún tipo de ejercicio o, simplemente, tras pasar de una rutina de deporte suave a una bastante más intensa. Alcanzan su punto álgido pasadas las 24 horas de la práctica deportiva y generan un efecto de oxidación en nosotros bastante molesto.

Hasta hace bien poco se creía que las agujetas se producían por el exceso de ácido lático liberado durante el ejercicio y cristalizado tras el entrenamiento, pero recientes experimentos han demostrado que realmente las agujetas se producen a consecuencia del sobreesfuerzo de la musculatura, que genera microroturas en nuestras fibras musculares, dando lugar a una inflamación del músculo afectado. Esta inflamación es la que provoca el dolor, que atiende a dos razones: o bien porque la fibra muscular es débil y no puede mantener ese nivel de ejercicio o bien porque directamente se está desentrenado y la fibra en esas situaciones es incapaz de soportar tal nivel de ejercicio.

Los remedios más conocidos popularmente son el bicarbonato o el agua con azúcar pero estos lo único que hacen es ayudar a que nos hidratemos más, no alivian el dolor ni evitan que se produzca.

En todo caso, se recomienda aplicar frío en las zonas afectadas, sumergiéndolas en una palangana con agua fría con hielos, por ejemplo. Esto posibilitará un pequeño alivio ya que la inflamación se reducirá. También se recomienda la práctica de ejercicio continuado y gradual, aparte de una dieta equilibrada y una buena hidratación.